Todo lo que debes saber sobre los Agregadores de Artistas de la mano de Abogados Propiedad Intelectual

Hoy en día, gracias al gran desarrollo de las tecnologías de la comunicación, la presencia de la música independiente y su alcance a nivel mundial es muy superior a la del pasado tiempo “analógico”.

Nuestra era es la era del “digital”, y en esta era la distancia entre el artista y su público se ha acortado notablemente.

En esta era, prácticamente cualquier artista puede conseguir que su música esté presente en las plataformas de streaming más importantes, cuyo acceso es posible prácticamente desde cualquier rincón de nuestro planeta.

¿Pero cómo se accede a ellas?

La respuesta es sencilla; a través de las denominadas “Agregadoras de Artistas”, acerca de las cuales vamos a escribir hoy.

¿Quiénes son?

Las Agregadoras son compañías que ofrecen el servicio de, digámoslo así, “distribución digital” de contenidos musicales.

Es decir, son una suerte de intermediarios entre los generadores de contenido y las “tiendas”, más bien plataformas online, donde se pone finalmente a disposición del usuario. Puesta a disposición, que a su vez tiene dos modalidades: la descarga o la escucha en streaming.

Se trata por tanto de empresas que funcionan a través de Internet, cuyo modelo de negocio es online, y cuya contratación se realiza a través de sus páginas web y en cualquier parte del planeta en la cual haya acceso a las mismas.

Este servicio obedece a la necesidad de concentrar los canales de distribución de música independiente para poder llegar a las grandes empresas de streaming y venta de música online, como pueden ser iTunes o Spotify.

Estas empresas no pueden dedicarse a firmar contratos con cada uno de los pequeños artistas que quieren subir su música a su plataforma. Por ello firman contratos con discográficas u otras empresas que aglutinan gran cantidad de artistas, de modo que se ceda a través de dicha contratación todo su catálogo musical, o al menos gran parte del mismo.

Es por ello que resultaría imposible para un artista por su propia cuenta y ventura, a no ser un caso verdaderamente excepcional, firmar un acuerdo de distribución con alguna de estas plataformas. Se necesitan unos intermediarios que, en el caso de la música independiente, son las “agregadoras de artistas”.

¿Existen diferentes tipos de agregadora? ¿En qué se diferencian?

Efectivamente hay diferencias considerables entre unas y otras agregadoras. La principal distinción que debemos hacer al respecto, obedece a la siguiente clasificación: “Agregadoras al Por Mayor” y “Agregadoras Especializadas”.

En cuanto a las primeras, las denominadas “Al Por Mayor”, podríamos decir que su característica principal es que están abiertas a todo tipo de artista y que sus condiciones son para todos por igual.

Su servicio es meramente de intermediación; no existe trato personal ni diferenciado para cada artista. Cualquiera que pague sus cuotas podrá subir su música y conseguir que sea alojada en todas las plataformas con las que la agregadora tenga acuerdo.

Entre ellas se encuentran:

CD BABY

TUNECORE

RECORD UNION

EMU BANDS…

En cuanto a las “Especializadas”, lo característico de las mismas es que su acceso no está abierto a cualquiera y a la hora de contratar con músicos o titulares de derechos, son mucho más restrictivas.

Mientras en las primeras existen unas condiciones generales de contratación a las que todos han de someterse para disfrutar de sus servicios, aquí la contratación se hace de forma individual; la agregadora escoge con quién contrata o no.

Normalmente, en lugar de cuotas se pactarán porcentajes de royalties que las agregadoras retendrán como cobro por sus servicios.

A cambio este tipo de agregadora ofrece un mayor seguimiento y propaganda de sus artistas. Se preocupa de que su música suene más, genere más beneficios, esté mejor ubicada, y por lo tanto también genere más ingresos. Su manera de funcionar se acerca por ello más a la de una discográfica al uso que a la de las agregadoras al “Por Mayor”.

Entre ellas podemos encontrar a las siguientes:

(Para bandas)

The Orchard

InGrooves

State 51 Distribution…

(Para música electrónica)

FUGA

Beatport´s Baseware

LabelEngine

Label-worx…

¿Cómo funcionan?

La mayoría de ellas funcionan a través de una cuota fija, que suele oscilar entre los 10 Euros por single hasta los 40, y a partir de los 30 por un álbum.

Estas cuotas son en algunos casos anuales: para que la música se mantenga disponible al público y se reciban los royalties se ha de seguir pagando la cuota año a año; y en otros casos son únicas: lo cual quiere decir que el servicio se prestará indefinidamente tras el pago de la primera cuota, a excepción de que se rompan las relaciones por iniciativa de cualquiera de las partes.

En CD BABY y EMUBANDS por ejemplo se sigue esta segunda fórmula, sin cuotas anuales.

Existen también algunas plataformas que además de la cuota fija se quedan con un porcentaje relativo a los royalties, que puede rondar entre un 10 y un 20%, por ello hay que prestar atención a las condiciones de contratación antes de escoger con cuál de ellas subimos nuestros temas.

Como explicaremos más adelante en futuras entradas del blog, dependiendo del tipo de banda y el recorrido que tengamos, será más conveniente una u otra agregadora. Por ello hay que perder un poco de tiempo en la elección de la más conveniente.

Por último, la duración del contrato suele depender de la voluntad de las partes, y en cualquier momento pueden decidir poner fin a las relaciones unilateralmente. Tampoco existen en general cláusulas de exclusividad, por lo que en general podemos considerarla como una relación flexible y cómoda tanto para los artistas como para las agregadoras, lo cual es muy positivo sobre todo para artistas noveles.

En conclusion:

Se trata de unas herramientas útiles para músicos de pequeño y medio recorrido, que aún no hayan saltado al gran público, ya que a través de las mismas pueden ampliar sus horizontes sin: incurrir en costes excesivos, ceder porcentajes desproporcionados de sus royalties ni atarse a cláusulas de exclusividad o duración demasiado extensas.

Share This

Comparte

Comparte este post con tus amigos!